Biografía

Prensa

ARTE Y PARTE, nº 32, abril-mayo 2001
2001. Sobre la exposición en el Museo de Teruel.

TERESA LANCETA

MUSEO DE TERUEL
PLAZA FRAY ANSELMO POLANCO, 3. TERUEL
6 ABRIL AL 3 MAYO

Hace ahora un año exactamente el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía presentaba, comisariada por Marie France Vivier y proveniente del Musée des Arts d'Afrique et d'Océanie de París, Tradición y Modernidad. Tapices Marroquíes - Teresa Lanceta, donde la artista catalana enfrentaba a antiguos tapices de la región del Atlas Medio sus trabajos recientes, tan cercanos en inspiración y ejecución a esas cuidadas manufacturas de Marruecos. Fue una oportunidad excepcional, dentro la política habitual de exposiciones de este tipo de instituciones, para confrontar los valores añadidos y de nueva aparición, también las dolorosas pérdidas, inevitables, que se producen cuando la modernidad se presta, haciendo un alto en su carrera, con frecuencia algo soberbia y bastante enloquecida (y a menudo, también, por desgracia, hacia ningún lugar o ninguno demasiado interesante), a entablar un diálogo con la tradición. Teresa Lanceta desarrolla su obra en el mundo de la pintura y en el de los textiles, creando sus obras bajo el concepto de un diseño ornamental, sin eludir pudorosamente los valores decorativos, que se sostienen sobre sí mismos en función a órdenes internos de ritmos, variaciones, movimientos, progresiones y decrecimientos geométricos, etc..., algo que aplica a todos los elementos que intervienen en la imagen final: tanto a las formas geométricas, los módulos competitivos o las armonías Cromáticas. El espectador que, ante sus obras, se ponga a buscar reminiscencias fuera del ámbito de lo popular, se puede encontrar ante sorprendentes paralelismos con algunos de los modelos ya canónicos que vertebran gran parte de la tradición del arte normativo y concreto, pero también de la abstracción geométrica del siglo que acabarnos de abandonar, Klee, Bissire, Manessier, así como de otra de las mujeres más sensibles que, en el seno de su periodo vanguardista, se recrearon sobre estas vibraciones sutiles de formas y colores: Sonia Delaunay. Sutiles ejercicios que recogen una esencia femenina -que no feminista- difícil de determinar pero que, a pesar de su evanescencia, se hace manifiesta presencia. Todo un logro. Ó.A.M.